La chapa de forjado colaborante es una chapa conformada con unas embuticiones que permite una importante adherencia entre el hormigón y el acero.

Este tipo de chapa actúa como plataforma de trabajo durante la construcción aportando protección y seguridad contra la caída de objetos.

Las nervaduras longitudinales permiten la ubicación en su interior de instalaciones y canalizaciones del edificio.

Se trata de una armadura metálica con multiples usos en la construcción, y se puede utilizar tanto en losas como en paredes.

La utilización de este tipo de material aporta grandes ventajas, como por ejemplo:

  • Facilidad de instalación
  • Alta capacidad de adaptación a la estructura
  • Menores costes que si empleamos materiales convencionales
  • Gran aprovechamiento
  • Por su rigidez y su estructura no necesita elemento auxiliares de sujeccion

Murfor es una armadura prefabricada en dos alambres de acero trefilado corrugado que se utiliza para reforzar bloques de armaduras en albañilería.

Este tipo de material es muy eficaz para controlar las fisuras provocadas por tensiones, mejorar las cualidades de la albañilería y aumentar la productividad, ya que simplifica mucho los detalles constructivos, favoreciendo el ahorro en mano de obra y material inmovilizado.

Solicitud de información sobre productos o servicios