Chapa laminada en caliente

El acero laminado en caliente se fabrica mediante un proceso de deformación termo mecánica, es decir con la ayuda de altas temperaturas. La chapa laminada en caliente, la chapa negra, se utiliza en la construcción, en la fabricación automóviles, camiones, ferrocarriles, en la fabricación de ruedas y piezas automotrices, para la fabricación de tubos y cilindros de gas, etc.

Chapa decapada

La chapa decapada ha recibido un tratamiento de limpieza de la chapa, de óxidos, de incrustaciones, de impurezas y manchas, de herrumbre y escoria. Se aplica este decapado como paso previo a otros tratamientos. Este tipo de chapa presenta unas buenas propiedades de maleabilidad y ductilidad. Las aplicaciones principales de la chapa decapada se encuentran en el sector de la automoción, la industria de la mecánica o para dispositivos industriales.

Chapa estriada y lagrimada

Chapas lagrimadas y chapas estriadas se obtienen cuando se aplica a la parte superficial de la chapa de acero una forma de lágrima o de estrías. Este tipo de relieve ofrece unas propiedades idóneas para evitar deslizamientos, ya sea en entornos secos o en entornos de humedad. Las características propias de ese relieve hacen que sea tremendamente complicado su desgaste, tanto para tráfico de personas como de vehículos, así como resistencia a impactos o variaciones de clima y temperatura. Además, las chapas lagrimadas y estriadas admiten los mismos procesos de modificación que las chapas lisas.

Chapa corten

Las chapas corten están determinadas por la particularidad de su composición química con un alto contenido en cobre, cromo y níquel. Esto hace que adquiera colores de tonalidades rojizas y la oxidación del material tenga propiedades protectoras frente a la corrosión. Se hace impermeable a los efectos del clima, tales como lluvias, vientos, etc.. Por lo tanto, no habrá que aplicar tratamientos preventivos contra la corrosión como pueden ser la galvanización o el pintado.

Chapa Galvanizada y Prelacada

La chapa galvanizada ha recibido un tratamiento de protección del metal contra los efectos de la corrosión y de la oxidación. Las chapas galvanizadas se encuentran en la construcción de estructuras metálicas, en mobiliario urbano, en obra civil, en el sector agrícola, e incluso para soluciones estéticas de construcción en hogares y establecimientos. A continuación de un proceso de galvanización se pasa el producto por rodillos de imprimación de color y conjuntamente la calidad de la chapa galvanizada y la calidad del proceso d prelacado aseguran una mayor durabilidad anticorrosión y un mejor comportamiento a procesos mecánicos.

Chapa laminada en frío

Para la laminación en frio se se parte de bobinas de chapa previamente laminadas en caliente, a las que se somete a un proceso de decapado a fin de conseguir una limpieza de la superficie de cualquier tipo de impureza, óxido o herrumbres. Tras este tratamiento se procede a reducir su espesor hasta el nivel que se desee. La chapa laminada en frío, la chapa blanca, es tremendamente versátil, siendo su principal aplicación en la industria de la automoción. También se puede encontrar la chapa blanca en la fabricación de muebles metálicos o electrodomésticos de línea blanca.

Chapa industrial

Se encuentra la chapa industrial en múltiples aplicaciones, sobre todo en la construcción y en el sector naval.

Chapa antidesgaste

Las chapas antidesgastes son para cuando se necesita una especial resistencia a la abrasión.

Placas de Anclaje

Placas de anclaje son planchas de acero con diferentes medidas y espesores en función de su aplicación como parte en la construcción con perfiles estructurales. Es un elemento que ofrecemos tanto en los formatos estándares como cortada a medida, lista para su uso.